Curiosos hallazgos persiguen siempre a los seres humanos. Sucesos inesperados nos asaltan en lo mejor de nuestras vidas. Acontecimientos pasan en nuestros caminos y no les encontramos explicación a esos hechos. Ayer, hoy y mañana estaremos al acecho de saber cuál será nuestro destino.

Aunque nuestros abuelos nos decían “el destino está en los pies”, pero en muchos casos el derrotero ya está marcado. Hay fechas que se cumplen e itinerarios que recorrer. Los astros han señalado los rumbos en toda la historia humana. Nuestros ancestros, todavía más fieles, han sujetado sus vidas a esos dictados y señales recibidas.

By Ricard Teixidó

En casa de herrero, cuchara de palo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.